El azúcar afecta al cuerpo y a la mente


El azúcar refinada es adictiva, destructiva y está desprovista de ningún valor nutricional. ¿Por qué continúa siendo un alimento básico en todo el mundo?

Como los cereales refinados, el azúcar refinada está considerada como uno de los alimentos más perjudiciales consumidos en la actualidad. En 2006, los norteamericanos consumieron 3,5 mil millones de kilos de caramelos (1). El consumo de alimentos procesados, que están elaborados con azúcar, cuesta a los norteamericanos más de 54 mil millones de dólares en dentistas cada año. La industria dental recibe enormes beneficios de nuestra adicción a productos azucarados.

En 1915, la media nacional de consumo de azúcar por persona y año era entre 6,75 y 9 kilos. De media, actualmente consumimos nuestro peso en azúcar cada año, además de 9 kilos de jarabe de maíz al año.

Algunas personas consumen mucho menos que la media, lo cual significa que hay un porcentaje de la población que consume cada año una cantidad de azúcar refinada mayor que su peso corporal. Esta enorme cantidad de hidratos de carbono refinados causan daños considerables en el cuerpo.

Un ingrediente dañino

El azúcar refinada no contiene fibra, minerales, proteínas, grasas ni enzimas; sólo calorías vacías. Cuando comemos azúcar refinada, nuestros cuerpos deben tomar prestados nutrientes de nuestras células sanas para metabolizar el alimento incompleto. Calcio, sodio, potasio y magnesio son usados para metabolizar el azúcar. Muchas veces, se utiliza demasiado calcio para neutralizar los efectos del azúcar llegando a la osteoporosis. También se producen caries en nuestros dientes.

Si nuestros cuerpos carecen de nutrientes, usados para metabolizar el azúcar, no podrán hacer frente adecuadamente a la eliminación de desechos tóxicos. Estos tóxicos se acumulan en el cerebro y sistema nervioso, lo que causa una aceleración de la muerte celular. Nuestro torrente sanguíneo se ve sobrecargado con productos de desecho, los cuales a menudo nos enferman.

El azúcar también hace que la sangre se vuelva más espesa y pegajosa, inhibiendo así el riego sanguíneo con nutrientes vitales por los delgados capilares que irrigan a las encías y dientes. En consecuencia, las encías y los dientes se enferman y mueren. En Estados Unidos e Inglaterra, los dos mayores países consumidores de azúcar, se sufre terribles problemas dentales.

GreenFacts Digest, una organización independiente y sin ánimo de lucro, resumió informes científicos de varios temas para el público general e informó de sus conclusiones. Sobre el azúcar dice:

“Los azúcares son el factor dietético más importante en el desarrollo de caries dental. Estudios mundiales de las poblaciones humanas muestran una relación entre el consumo de azúcar y el nivel de caries dental. Comunidades aisladas que consumen una pequeña cantidad de azúcar tienen muy bajos niveles de esta enfermedad. Los grupos de personas con una gran exposición al azúcar tienen un nivel más elevado. Existe una fuerte correlación entre tanto la cantidad como la frecuencia del consumo de azúcar y el desarrollo de caries, incluso en países que emplean medidas preventivas como la fluoración del agua. Además de alimentos sólidos, el consumo de bebidas azucaradas también aumenta el riesgo de desarrollar cavidades dentales. Estudios han mostrado que los almidones son generalmente un factor de riesgo mucho menor en el desarrollo de caries que el azúcar. Sin embargo, cuando los almidones son cocinados o combinados con azúcar, el riesgo es mayor. Como parte de una dieta normal y variada, hay poca evidencia de que la fruta cause caries o diabetes. Estudios con animales han demostrado que cuando la fruta es consumida en muy alta frecuencia (por ejemplo, 17 veces al día) puede inducir caries. La relación entre los azúcares en la dieta y la caries dental está demostrada por gran cantidad de evidencia.” (2)

La diabetes aparece cuando el páncreas no puede producir suficiente insulina y el nivel de azúcar en sangre aumenta. Podemos literalmente dañar a nuestro páncreas por malas elecciones dietéticas, y la diabetes aparecerá. Dietas ricas en alimentos procesados aportan una gran cantidad de azúcar refinada, grasas saturadas e hidrogenadas y normalmente en alimentos con índice glucémico alto. Éstos últimos son alimentos que son rápidamente convertidos en glucosa en nuestro cuerpo, que es una forma de azúcar. Casi siempre, estos alimentos son alimentos procesados. Una concentrada cantidad de alimentos de índice glucémico alto introducidos en el sistema hace que nuestro cuerpo experimente un shock y sobrecargue su capacidad de tratar con su ingesta. Con el tiempo, el resultado es el desajuste y la enfermedad.

La hipoglucemia, otro problema pancreático, ocurre cuando el páncreas reacciona demasiado ante toda el azúcar de nuestro cuerpo y libera demasiada insulina. Esto nos produce una sensación de cansancio.

El azúcar refinada también puede ser un factor importante en la formación de cálculos biliares. Los esfuerzos corporales para digerir o eliminar un producto antinatural pueden resultar en la interferencia del equilibrio mineral en nuestro cuerpo. En el esfuerzo de reequilibrarse a sí mismo, algunos minerales son extraídos ya sea de depósitos que formen en alguna parte del cuerpo o de las partes del cuerpo donde se necesitan. El calcio se deposita por sí mismo en la vesícula biliar y se vuelve tóxico. Los cálculos biliares pueden ser el resultado, ya que están compuestos por grasas y calcio.

La dulce droga

Algunos denominan al azúcar refinada droga, porque en el proceso de refinado todo lo que tiene algún valor nutricional ha sido eliminado excepto los hidratos de carbono. El azúcar refinada no tiene nutrientes. Muchos expertos en nutrición dicen que el azúcar blanca es extremadamente dañina, posiblemente más dañina que las drogas, especialmente en las cantidades en la que es consumida en Norteamérica.

Una de las claves para mantener en buen estado las funciones cerebrales es el ácido glutámico, un componente que se encuentra en muchos vegetales. Cuando se consume azúcar, las bacterias intestinales que fabrican complejos vitamínicos del grupo B comienzan a morir. Cuando disminuyen los niveles de vitaminas del grupo B, el ácido glutámico no se procesa y aparece somnolencia. Esto también provoca una disminución de la capacidad de la memoria a corto plazo y la resolución de problemas.

El Dr. David Reuben, autor de Everything you always wanted to know about nutrition (Todo lo que siempre quisiste saber sobre nutrición) dice que “el azúcar refinada no es un alimento. Es química pura extraída de fuentes vegetales, más pura de hecho que la cocaína, con la que se asemeja en muchos aspectos. Su verdadero nombre es sacarosa y su fórmula química es C12H22O11. Cuenta con 12 átomos de carbono, 22 átomos de hidrógeno y 11 átomos de oxígeno y absolutamente nada más que ofrecer.”

Compare la fórmula del azúcar con la de la cocaína: C17H21NO4. Para todos los fines prácticos, la diferencia entre las dos es que el azúcar no tiene el átomo de nitrógeno.

Problemas mentales pueden también ser causados por ingestas elevadas de azúcar. El cerebro es muy sensible y reacciona rápidamente a cambios químicos que ocurren en nuestro cuerpo. Al consumir azúcar, nuestras células son despojadas de sus vitaminas, y la producción de insulina se inhibe. Que la producción de insulina baje significa que hay un nivel alto de azúcar en nuestra sangre, lo que puede conducir a un estado mental confuso. Esto también ha sido relacionado con la conducta criminal juvenil. Muchos dementes y presos son “adictos al azúcar”. Los erráticos brotes emocionales suelen ser seguidos a un atracón de azúcar.

¿De dónde viene el azúcar refinada?

Refinación significa purificar mediante un proceso de extracción o separación. El azúcar se extrae normalmente de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera. A través de la calefacción y del tratamiento mecánico y químico, todos los nutrientes se retiran hasta que sólo queda el azúcar. La caña de azúcar y la remolacha azucarera se cosechan primero y luego son cortadas en trozos pequeños. A continuación, el zumo se exprime y se mezcla con agua. Este líquido se calienta, y se añade cal. La mezcla se hierbe a parte, el resto del fluido se bombea en los moldes de vacío para concentrar el zumo. En este momento, el líquido está empezando a cristalizar y está listo para ser colocado en una máquina centrífuga donde los residuos restantes o subproductos, como la melaza, se separan. Los cristales se hierven y pasa a través de filtros de carbón. Después de la condensación, los cristales se blanquean, generalmente con carne de cerdo o huesos de ganado.

Durante el proceso de refinación, 64 elementos del alimento son destruidos. Todo el potasio, magnesio, calcio, hierro, manganeso, fosfato y sulfato se eliminan. Las vitaminas A, D y B se destruyen. Los aminoácidos, enzimas vitales, grasas insaturadas y fibra, todos se han eliminado.
Todos los edulcorantes refinados, como los jarabes, se someten a un proceso destructivo similar. En el jarabe de maíz se ha encontrado incluso residuos de mercurio de su procesamiento.

Los fabricantes de azúcar son agresivos en la defensa de su producto. Ellos tienen un grupo de presión política fuerte, lo que les permite vender un alimento mortal que, por todo ello, no se debe permitir en la dieta estadounidense.

Una última palabra

Los estudios demuestran que el azúcar forma un hábito como cualquier otro narcótico. Como promedio, un sistema digestivo saludable puede digerir y eliminar dos y hasta cuatro cucharaditas de azúcar al día sin problemas notables. Sin embargo, una lata de cola contiene 11 cucharaditas de azúcar. El azúcar nos da aumentos breves de energía debido a la subida del nivel de azúcar en la sangre, pero el cuerpo rápidamente libera una oleada de insulina, que disminuye rápidamente el azúcar en la sangre y provoca una disminución significativa de la energía y la resistencia.

Si tiene alguna duda sobre el carácter nocivo del azúcar refinada, sáquelo de su dieta durante varias semanas y vea si hay diferencia. También puede notar que usted haya adquirido una adicción y experimente algunos de los síntomas de abstinencia.

Referencias
1. www.candyusa.com
2. www.greenfacts.org/en/diet-nutrition/l-2/9-dental-caries.htm#3
3. Nancy Appleton, Lick The Sugar Habit (New York: Warner Books, 1985): 73-74.

Autor: Jean Handwerk

Fuente: http://amazingdiscoveries.org/H-deception-health-refined_sugar_calcium_insulin

1 comentario:

  1. Mil gracias,excelente informacion,a compartirla con todas las personas que conocemos y con la ayuda de Dios podamos vencer tan destructivo habito.De nuevo muchas gracias.

    ResponderEliminar