La Ultima Gran Lucha

Fui movida por el Espíritu de Dios a escribir ese libro (El conflicto de los siglos)... Sabía que el tiempo era corto, y que las escenas que pronto han de agolparse sobre nosotros por fin sucederán en forma repentina y rápida, como se presentan en las palabras de la Escritura. "El día del Señor vendrá así como ladrón en la noche" (1 Tes. 5:2).

El Señor ha puesto delante de mí asuntos que son de urgente importancia para el tiempo presente, y que se extienden hasta el futuro... Se me aseguró que no había tiempo que perder. Los llamados y amonestaciones deben darse. Nuestras iglesias deben ser despertadas, deben ser instruidas, para que den la amonestación a todos aquellos a quienes les sea posible alcanzar. Deben declarar que viene la espada, que la ira del Señor no será postergada sobre el mundo libertino. Se me mostró que muchos escucharían la amonestación. Sus mentes estarían preparadas para discernir precisamente las cosas que se les señalen.

Se me mostró... que la amonestación debe llegar a donde el predicador en persona no puede llegar, y que ella llamaría la atención de muchos a los importantes sucesos que ocurren en las escenas finales de la historia de este mundo.


Acontecimientos venideros le fueron mostrados a Elena de White.-

Al presentarse delante de mí la condición de la iglesia y del mundo, contemplé las terribles escenas que nos esperan en el inmediato futuro, y fui alarmada por la perspectiva; y noche tras noche, mientras todos en la casa dormían, yo redacté las cosas que me fueron reveladas por Dios. Se me mostraron las herejías que se levantarán, los engaños que prevalecerán, el poder milagroso de Satanás -los falsos Cristos que aparecerán-, que engañarán a la mayor parte, aun en el mundo religioso, y que, si fuera posible, arrastrarán aun a los escogidos...

Las amonestaciones e instrucciones de este libro las necesitan todos los que profesan creer la verdad presente, y el libro se adapta para ir también al mundo, para llamar la atención a las solemnes escenas que son inminentes (Carta 1, 1890).


La angustia que nos espera

El pueblo de Dios debe estar bien despierto, no confiando en su propia sabiduría, sino totalmente en la sabiduría de su Líder. Deben apartar días para el ayuno y la oración...

Nos acercamos a la crisis más importante que jamás ha venido sobre el mundo. Si no estamos completamente despiertos y velando, ella aparecerá sigilosamente como ladrón. Satanás se está preparando para trabajar en secreto mediante sus agentes humanos...

Debemos conocer las razones de nuestra fe. La importancia y la solemnidad de las escenas que se abren delante de nosotros lo demanda, y por ninguna razón debe estimularse el espíritu de queja y desaliento...


Mensajes Selectos, tomo 3, pág. 472-474

3 comentarios:

  1. Olá irmãos!

    Mui certa esta mensagem para nós todos. Devemos nos acordar da mornidão a qual estamos e ver o quão breve é a volta de Jesus!
    Coloquei em nosso blog esta meditação com um link ao vosso blog.
    Espero que não se ofendam por isso, mas, gostamos demais deste vosso artigo para este sábado.
    Um fraternal abraço
    http://agrandecontroversia.blogspot.com/
    agrandecontroversia@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hola a tod@s, el enlace para la descarga no me funciona, seria posible arreglarlo?, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Ya esta arreglado, gracias por avisarnos :)

    ResponderEliminar