La Iglesia de Dios de los últimos días

El pueblo de Dios guarda sus mandamientos

Tengan todos cuidado de no hacer declaraciones contra el único pueblo que está cumpliendo la descripción que se da del pueblo remanente que guarda los mandamientos de Dios, [y] tiene la fe de Jesús... Dios tiene un pueblo distinto, una iglesia en la Tierra, que no es inferior a ningún otro, sino superior a todos en su capacidad de enseñar la verdad y vindicar la Ley de Dios... Hermano mío, si usted está enseñando que la Iglesia Adventista del Séptimo Día es Babilonia, está equivocado.

Tienen el testimonio de Jesús

A medida que se acerca el fin, y la obra de dar la última amonestación al mundo se extiende, resulta más importante para los que aceptan la verdad presente tener una clara comprensión de la naturaleza y la influencia de los Testimonios, los cuales, en su Providencia, Dios vinculó con la obra del mensaje del tercer ángel desde su mismo nacimiento.

Los hombres pueden valerse de un medio tras otro, y el enemigo tratará de seducir a las almas para apartarlas de la verdad, pero todos los que crean que el Señor ha hablado por medio de la Hna. White y le ha dado un mensaje estarán seguros frente a los muchos engaños que vendrán en estos últimos días.

La misión distintiva de los adventistas

Los adventistas del séptimo día han sido elegidos por Dios como pueblo peculiar, separado del mundo. Con el gran instrumento de la verdad, los ha sacado de la cantera del mundo y los ha relacionado consigo. Ha hecho de ellos representantes suyos, y los ha llamado a ser sus embajadores durante esta última fase de la obra de salvación. Les ha encargado que proclamen al mundo la mayor suma de verdad que se haya confiado alguna vez a seres mortales, las advertencias más solemnes y terribles que Dios haya enviado alguna vez a los hombres.

En un sentido muy especial, los adventistas del séptimo día han sido colocados en el mundo como centinelas y transmisores de luz. A ellos ha sido confiada la tarea de dirigir la última amonestación a un mundo que perece. La Palabra de Dios proyecta sobre ellos una luz maravillosa. Una obra de la mayor importancia les ha sido confiada: proclamar los mensajes del primero, segundo y tercer ángeles. Ninguna otra obra puede ser comparada con esta y nada debe desviar nuestra atención de ella.

La autoridad especial de la Iglesia de Dios

Dios ha investido a su iglesia con especial autoridad y poder que nadie puede sentirse justificado de desatender o despreciar, porque al hacerlo desprecia la voz de Dios.

Dios ha otorgado a su iglesia el más elevado poder bajo el Cielo. Es la voz de Dios en su pueblo unido como iglesia, la cual debe ser respetada.

No se necesita una nueva iglesia

El Señor no le ha dado un mensaje para que diga que los adventistas del séptimo día son Babilonia, y para que inste al pueblo de Dios a salir de ella. Todas las razones que usted sea capaz de presentar no pueden pesar en mi ánimo con relación a esto, porque el Señor me ha dado una información específica que se opone a tal mensaje...

Sé que el Señor ama a su iglesia, la cual no ha de ser desorganizada ni dispersada en átomos independientes. No existe la menor lógica en esto, ni hay la más mínima evidencia de que ocurrirá tal cosa.

Les digo, hermanos míos, el Señor tiene un cuerpo organizado por medio del cual él trabaja... Cuando alguien se está apartando del cuerpo organizado, del pueblo que guarda los mandamientos de Dios; cuando comienza a pesar la iglesia en
su balanza humana y a pronunciar juicios contra ella, pueden saber que Dios no lo está dirigiendo. Está en el camino equivocado.

Dios pondrá todo en orden

No hay necesidad de dudar ni de temer que la obra no tenga éxito. Dios encabeza la obra, y él pondrá en orden todas las cosas. Si hay que realizar ajustes en la plana directiva de la obra, Dios se ocupará de eso y enderezará todo lo que esté torcido. Tengamos fe en que Dios conducirá con seguridad hasta el puerto el noble barco que lleva al pueblo de Dios.

¿No tiene Dios una iglesia viva? Él tiene una iglesia, pero es la iglesia militante, no la iglesia triunfante. Lamentamos que haya miembros defectuosos, que haya cizaña en medio del trigo... Aunque existen males en la iglesia, y los habrá hasta el fin del mundo, en estos postreros días la iglesia ha de ser luz para un mundo que está contaminado y corrompido por el pecado. La iglesia, debilitada y deficiente, que necesita ser reprendida, amonestada y aconsejada, es el único objeto de esta Tierra al cual Cristo concede su consideración suprema.

La iglesia militante es imperfecta

La iglesia militante no es la iglesia triunfante, y la Tierra no es el cielo. La iglesia está constituida por hombres y mujeres falibles, imperfectos, que no son sino aprendices en la escuela de Cristo para ser instruidos, disciplinados, educados, para esta vida y para la vida futura, inmortal.

Algunas personas parecen pensar que al entrar en la iglesia se cumplirán sus expectativas, y hallarán solamente personas puras y perfectas. Son celosas en su fe, y cuando ven faltas en los miembros de la iglesia dicen: “Nosotros abandonamos el mundo para no tener ninguna asociación con individuos malos, pero el mal se halla aquí también”; y preguntan, como los siervos de la parábola: “¿De dónde, pues, tiene cizaña?” (Mat. 13:27). Pero no necesitamos chasquearnos así, pues el Señor no nos autoriza a sacar la conclusión de que la iglesia es perfecta; y todo nuestro celo no nos permitirá tener éxito en lograr que la iglesia militante sea tan pura como la iglesia triunfante.

La iglesia triunfante

La obra pronto ha de terminar. Los miembros de la iglesia militante que han demostrado ser fieles integrarán la iglesia triunfante.

La vida de Cristo era una vida llena con un mensaje divino del amor de Dios, y él ansiaba intensamente impartir este amor a otros en una rica medida. Su semblante resplandecía de compasión, y su conducta se caracterizaba por la gracia, la humildad, la verdad y el amor. Cada miembro de su iglesia militante debe manifestar las mismas virtudes si quiere unirse a la iglesia triunfante.

Oración:

Oremos para que podamos formar parte del movimiento que Dios levantará en los últimos momentos de este mundo.




Autora: Ellen G. White
Extraco de: Eventos de los últimos días
Fuente: www.adventistas.org/10dias
Descarga de la revista completa haciendo click AQUÍ.



La última crisis de la Tierra

Preocupación por el futuro

El momento actual es de interés abrumador para todos los que viven. Los gobernantes y los estadistas, los hombres que ocupan puestos de confianza y autoridad, los hombres y las mujeres pensadores de todas las clases, tienen la atención fija en los acontecimientos que se producen alrededor de nosotros. Observan las relaciones que existen entre las naciones. Observan la intensidad que se apodera de todo elemento terrenal, y reconocen que algo grande y decisivo está por acontecer, que el mundo se encuentra en vísperas de una crisis espectacular.

Las calamidades en tierra y mar, la inestabilidad social, las amenazas de guerra, como portentosos presagios, anuncian la proximidad de acontecimientos de la mayor gravedad. Las agencias del mal se coligan y acrecen sus fuerzas para la gran crisis final. Grandes cambios están a punto de producirse en el mundo, y los movimientos finales serán rápidos.

Vendrán tiempos difíciles

El tiempo de angustia, que irá en aumento hasta el fin, está a las puertas. No tenemos tiempo que perder. El mundo está agitado con el espíritu de guerra. Las profecías del capítulo 11 de Daniel casi han alcanzado su cumplimiento final.

El tiempo de angustia –angustia como no ha habido desde que hubo nación [Dan. 12:1]– es inminente, y nos encontramos como las vírgenes dormidas. Debemos despertar y pedirle al Señor Jesús que nos sostenga con sus brazos eternos y nos lleve a través del tiempo de prueba que está ante nosotros.

El mundo se está volviendo más y más anárquico. Pronto una gran angustia sobrecogerá a las naciones, una angustia que no cesará hasta que Jesús venga.

Estamos en vísperas del tiempo de angustia y nos esperan dificultades apenas sospechadas.

Nos hallamos en el mismo umbral de la crisis de los siglos. En rápida sucesión, se seguirán unos a otros los castigos de Dios: incendios e inundaciones, terremotos, guerras y derramamiento de sangre. Tiempos tormentosos están delante de nosotros, pero no profiramos una palabra de descreimiento o desánimo.

Avisos de Dios

Dios advirtió siempre a los hombres acerca de los juicios que iban a caer sobre ellos. Los que tuvieron fe en su mensaje para su tiempo y actuaron de acuerdo con ella, en obediencia a sus mandamientos, escaparon a los juicios que cayeron sobre los desobedientes e incrédulos.

A Noé fueron dirigidas estas palabras: “Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí”. Noé obedeció, y se salvó. Este mensaje llegó a Lot: “Levantaos, salid de este lugar; porque Jehová va a destruir esta ciudad” (Gén. 7:1; 19:14). Lot se puso bajo la custodia de los mensajeros celestiales, y se salvó. Así también, los discípulos de Cristo fueron advertidos acerca de la destrucción de Jerusalén. Los que se fijaron en la señal de la ruina inminente y huyeron de la ciudad escaparon de la destrucción. Así también ahora, hemos sido advertidos acerca de la segunda venida de Cristo y de la destrucción que ha de sobrecoger al mundo. Los que presten atención a la advertencia se salvarán.

Lo que podemos esperar

Antes de su crucifixión, el Salvador había predicho a sus discípulos que iba a ser muerto y que resucitaría del sepulcro, y hubo ángeles presentes para grabar esas palabras en las mentes y en los corazones (Mar. 8:31, 32; 9:31; 10:32-34). Pero los discípulos esperaban la liberación política del yugo romano y no podían tolerar la idea de que aquel en quien todas sus esperanzas estaban concentradas fuese a sufrir una muerte ignominiosa. Desterraron de su mente las palabras que necesitaban recordar, y cuando llegó el momento de prueba los encontró sin la debida preparación. La muerte de Jesús destruyó sus esperanzas igual que si no se las hubiese predicho.

Así también, las profecías nos anuncian el porvenir con la misma claridad con que Cristo predijo su propia muerte a los discípulos. Los acontecimientos relacionados con el fin del tiempo de gracia y la preparación para el tiempo de angustia han sido presentados con claridad. Pero, hay miles de personas que comprenden estas importantes verdades de modo tan incompleto como si nunca hubiesen sido reveladas.

Profecías que exigen atención

Deberíamos estudiar los grandes hitos que señalan los tiempos en que vivimos.
Quienes se coloquen bajo el control divino para ser guiados por el Señor se darán cuenta del firme curso de los acontecimientos ordenados por él.

Debemos ver en la historia el cumplimiento de la profecía, para estudiar las operaciones de la Providencia en los grandes movimientos de reforma, y para comprender el progreso de los eventos en el ordenamiento de las naciones para el conflicto final de la gran controversia.

La importancia de los libros de Daniel y Apocalipsis

Se necesita un estudio mucho más detenido de la Palabra de Dios; especialmente Daniel y el Apocalipsis deben recibir atención como nunca antes... La luz que Daniel recibió de Dios fue dada especialmente para estos postreros días.

Leamos y estudiemos el capítulo 12 de Daniel. Es una advertencia que todos necesitaremos comprender antes del tiempo del fin.

El último libro del Nuevo Testamento está lleno de verdades que necesitamos entender.

Pronto se cumplirán las predicciones incumplidas del Apocalipsis. Ahora el pueblo de Dios debe estudiar con diligencia esta profecía y entenderla claramente. No encubre la verdad; nos advierte con claridad, diciéndonos lo que sucederá en el futuro.

Los solemnes mensajes que en el Apocalipsis se dieron en su orden deben ocupar el primer lugar en el pensamiento de los hijos de Dios.

Mantener la perspectiva correcta

No estamos ahora en condiciones de describir con exactitud las escenas que ocurrirán en nuestro mundo en el futuro, pero sí sabemos que este es un tiempo cuando debemos velar y orar, porque el gran Día del Señor está cercano.

Muchos apartarán su mirada muy lejos de los deberes actuales, del actual consuelo y de las presentes bendiciones, y pedirán prestadas dificultades para la crisis futura. Esto significará fabricar un tiempo de angustia anticipado; y no recibiremos gracia para ninguna de esas pruebas anticipadas.

Oración:

Oremos pidiendo fuerzas a Dios, para que la última crisis de la Tierra no nos encuentre desmotivados, sino confiados en el Señor.



Autora: Ellen G. White
Fuente: www.adventistas.org/10dias
Descarga de la revista completa haciendo click AQUÍ


El Espíritu Santo y la espiritualidad

Es emocionante abordar el tema bíblico propuesto para estudio en este nuevo año (Escuela Sabática del primer trimestre de 2017): El Espíritu Santo y la espiritualidad. La Guía de estudio cubre adecuadamente el papel del Espíritu en la revelación, inspiración e iluminación respecto a la Biblia. Una función vital del Espíritu Santo es la de enseñar, instruir. Preguntamos: ¿Cuál es el papel del Espíritu Santo en la revelación de la verdad actual del evangelio según el mensaje de 1888? ¿Ha recibido la iglesia el verdadero evangelio?, ¿o bien ha dejado a un lado la justicia por la fe según la luz singular de la verdad sobre la purificación del santuario?


Es importante que comprendamos claramente que la iglesia está enseñando la justicia por la fe, pero se trata de la comprensión popular evangélica sobre la justificación. ¿Restaura Jesús a los damnificados por el pecado, meramente con un perdón legal? ¿Soluciona la creencia en Cristo un problema de auditoría que tienen los pecadores en los registros del cielo? La enseñanza de los evangélicos consiste en que al creer, uno es legalmente justificado y los pecados le son perdonados. Posteriormente y separadamente de lo anterior -a continuación de ese principio en la vida cristiana- va viniendo la santificación, que nunca resulta completa antes de la segunda venida. La justificación y la santificación quedan de ese modo separadas. ¿Debiera ser la enseñanza adventista sobre la justicia por la fe, la misma que sostienen los no adventistas? ¿Debiéramos aceptar como regla la comprensión de las iglesias que cayeron al rechazar los mensajes de los tres ángeles y quedaron en las tinieblas espirituales? ¿Cuál es el evangelio que estamos enseñando?

La “lluvia tardía” es lo que fue resistido en 1888, y hasta el día de hoy. Es significativo que en las doce lecciones de este trimestre acerca del Espíritu Santo no haya ni una sola dedicada a la “lluvia tardía”. Aquello que la iglesia necesita más que nada y por encima de todo, es poco comprendido, cuando no totalmente ignorado.

Desde la perspectiva de 1888 la lluvia tardía representa el evangelio en su máxima claridad, encuadrado en el contexto del tiempo del fin. “A partir de la Palabra de Dios han de brillar en su pureza nativa grandes verdades que han permanecido sin ser vistas ni oídas desde el día de Pentecostés. A quienes aman verdaderamente a Dios, el Espíritu Santo les revelará verdades que se fueron desdibujando de la mente, y revelará asimismo verdades que son enteramente nuevas” (Fundamentals of Christian Education, p. 473).

“La verdad del evangelio” es una comprensión de la justificación por la fe que es consistente y paralela con la verdad de la purificación del santuario. El mensaje que dieron Jones y Waggoner fusionaba la justificación y la santificación como un único proceso. Dicho de otro modo: La apreciación del amor de Cristo al justificar a todo el mundo en la cruz (no imputándole legalmente sus pecados, y dándole así vida y libertad para recibir con provecho el don de la gracia en Cristo para vida eterna, 2 Cor. 5:19), se convierte en la gran motivación de la fe para cooperar con el Espíritu Santo en la perfección del carácter cristiano. La justificación conseguida en la cruz en favor de todos los hombres, viene a ser justificación por la fe para aquel que cree, la cual avanza, preparándolo para la segunda venida. Se podría resumir afirmando que la santificación es la justificación avanzando.

La hermana White confirma que en 1888 esa comprensión del evangelio de la “lluvia tardía” fue objeto de rechazo y oposición. Hubo “oposición manifestada en Mineápolis contra el mensaje del Señor expuesto por los hermanos [E.J.] Waggoner y [A.T.] Jones. Suscitando esa oposición, Satanás tuvo éxito en impedir que fluyera hacia nuestros hermanos, en gran medida, el poder especial del Espíritu Santo { lluvia tardía} que Dios anhelaba impartirles. El enemigo les impidió que obtuvieran esa eficiencia que pudiera haber sido suya para llevar la verdad al mundo, tal como los apóstoles la proclamaron después del día de Pentecostés {lluvia temprana}. Fue resistida la luz que ha de alumbrar toda la tierra con su gloria {Apoc. 18:1}, y en gran medida ha sido mantenida lejos del mundo por el proceder de nuestros propios hermanos” (Mensajes selectos, vol. 1, p. 276; escrito en 1896: ocho años después del congreso de Mineápolis; original no incluye comentarios entre {}).

Queremos saber qué es lo que el Espíritu Santo nos quiere enseñar acerca de las buenas nuevas, según la luz de la “lluvia tardía”. La palabra “justificación” o “justicia” significa enderezar lo que está torcido. ¿Cuáles son las buenas noticias que transforman el corazón? ¿Cuál es la buena nueva capaz de vencer la separación y resistencia que tiene el pueblo de Dios hacia Dios? ¿Cuál es nuestro grado de reconciliación -comunión- con el mensaje que el Señor nos envió mediante los pastores Jones y Waggoner?

¿En qué consiste “la lluvia tardía” del Espíritu Santo? Hay ciertos hecho simples y claros que debieran contribuir a que se disipe la perplejidad:

El relato de la “lluvia temprana” (Joel 2:23) será de ayuda para comprender en qué consiste la “lluvia tardía”. Fue en Pentecostés cuando el verdadero pueblo de Dios (los creyentes en Cristo) recibió el derramamiento del auténtico Espíritu Santo. Ahora, dos milenios después, estamos esperando nuevamente el don del Espíritu Santo como complemento de aquella bendición “temprana”.

La “lluvia temprana” fue la luz de la verdad otorgada como un don. Incluía el reconocimiento del hecho de que el profeso pueblo de Dios había rechazado y crucificado al Señor de la gloria. Aquella bendición no se la debe comparar a ruido, sino más bien a luz. Pedro proclamó que aquellos que estaban presentes en su auditorio aquel día, habían crucificado al Mesías, el Hijo de Dios. “‘Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha hecho Señor y Cristo’. Al oír esto, se compungieron de corazón” (Hechos 2:36-37).

La lluvia tardía va a ser un don del Espíritu Santo que traerá la convicción plena y final de pecado, como sólo él puede traerla al corazón humano: Nuestro pecado conlleva la culpabilidad por haber crucificado a Cristo, pero esa es una verdad que todavía no comprendemos con claridad. Cuando el pueblo de Dios comprenda esa realidad, se producirá el mayor arrepentimiento de todos los siglos:

“Sobre la casa de David y los habitantes de Jerusalén derramaré un espíritu de gracia y de oración. Mirarán hacia mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito, y se afligirán por él como quien se aflige por el primogénito. En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadad-rimón en el valle de Meguido. En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia” (Zac. 12:10-11 y 13:1).

Esa será la experiencia “final” de reconciliación con Cristo. Es a lo que se refiere la repetida expresión de E. White: la “expiación final”.

Lo anterior hará posible un movimiento de avance, un segundo “Pentecostés”, un mensaje que ha de ser proclamado a escala mundial, y que va a hacer que toda la tierra sea alumbrada por su gloria mientras prepara a un pueblo para el regreso de Cristo.

Algunos se preguntan si la lluvia tardía no está descendiendo ya. De acuerdo con lo que leemos en las Escrituras, cuando descienda la lluvia tardía y se la acepte, la obra terminará en aquella generación. Algunos de nuestros dirigentes han venido sosteniendo por más de un siglo que la lluvia está descendiendo y lo ha estado haciendo ininterrumpidamente. Pero la obra no se ha concluido y la mayor parte de quienes sostuvieron esa posición reposan ahora en sus tumbas. Grandes cifras de bautismos no constituyen la evidencia de la lluvia tardía (otras denominaciones las tienen, algunas en proporción mucho mayor).

La lluvia tardía prepara la mies para la cosecha. Si bien es cierto que el Señor puede estar obrando de maneras que no podemos reconocer, es también cierto que la lluvia tardía y el fuerte pregón han seguido siendo resistidos y rechazados “en gran medida” desde la época de 1888 (Mensajes selectos, vol. 1, pp. 275-276). La pregunta importante es esta: ¿Va el Señor a renovar el derramamiento de la lluvia tardía en ausencia de arrepentimiento por haberla rechazado cuando él la envió? ¿Enviará acaso a los judíos un nuevo Mesías, siendo que no se arrepienten por haberlo rechazado hace dos mil años?

La promesa es esta:

“Os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía, como al principio” (Joel 2:23).

En la lectura alternativa al margen, según la versión King James de la Biblia, la “lluvia temprana” de Pentecostés se identifica con un “instructor de justicia”. La “lluvia tardía” guarda paralelismo con la “temprana”: será también un mensaje de justicia (Jeremías 23:6).

“...Mientras Cristo está en el santuario ... en ese tiempo descenderá la ‘lluvia tardía’ o refrigerio de la presencia del Señor para dar poder a la voz fuerte [fuerte pregón] del tercer ángel...” (Primeros escritos, pp. 85-86).

Pastor Paul E. Penno (en azul, clarificaciones de LB)

Traducción: www.libros1888.com

Fuente y descarga en PDF: http://www.libros1888.com/Pdfs/ES20170107.pdf




Los peligros mortíferos de la falsa espiritualidad

En esta ocasión os dejamos la serie titulada "Los peligros mortíferos de la falsa espiritualidad", que se llevó a cabo en octubre de 2016. En esta serie el pastor Stephen Bohr, junto con otros predicadores, presenta los peligros de la falsa espiritualidad que cada día nos amenaza más como cristianos individuales, familias y como iglesia. Esperamos que sea de gran bendición espiritual.




 





















Un día en "One Project"

Exención de responsabilidad: El siguiente artículo no es para señalar a ciertos individuos, sino para mostrar mi preocupación por un ministerio dentro de la iglesia adventista del séptimo día. Hablé con cada uno de los oradores y creo que ellos sinceramente aman a Cristo, pero no han llegado a la conclusión o al conocimiento acerca de las doctrinas peligrosas que han permitido deslizar en su enseñanza. Este es mi testimonio de lo que he visto cuando fui a una reunión de “One Project”, en Boulder, el 14 de agosto de 2016.


He visto todos los vídeos de Omega emergente al menos tres veces, he oído hablar sobre los oradores de “One Project” y de las posibles falsas doctrinas que ellos enseñan. Pero quería verlo por mí mismo: saber si “One Project” era en realidad tan malo como lo que había oído y leído al respecto. Pensé que la gente podría haberles citado mal o de forma desproporcionada. Así que fui a Boulder, Colorado, para este evento de un día que estaba centrado en Jesús de Nazaret.

Conduje dos horas de Laramie, Wyoming, a la hermosa Boulder, Colorado, para asistir a este evento de “One Project”. Era un hermoso domingo, y yo estaba emocionado de que finalmente pudiera ver la verdad por mí mismo, y resolver las teorías de la conspiración acerca de lo que trataba “One Project”. Su lema es “Jesús todo”, lo que me sonaba seguro.

Al entrar en la iglesia adventista del séptimo día de Boulder, no sabía qué esperar. Tan pronto como entré por la puerta me dieron la bienvenida. Recogí mi identificación al registrarme y luego fui invitado a tomar algunas bebidas y aperitivos que consistían en magdalenas, fruta y café. Ya había comido y estaba bien hidratado, así que me encaminé hacia el templo. No era difícil de encontrar, me limitaba a seguir los sonidos de la música rock. Abrí las puertas del templo, me dirigí a la parte posterior de los bancos y me senté. Todavía estaba tratando de mantener una mente abierta acerca de mi experiencia en “One Project”, y hacia donde Cristo me conduciría en ese momento, pero a medida que avanzaba el día se oscureció mi experiencia.

Como citaré a algunos de los oradores, voy a proporcionar un enlace que se corresponde con momentos específicos del vídeo, para que puedan oír exactamente lo que se dijo y en el contexto en que se dijo.

Presentaciones

Esta reunión fue un evento que duró todo el día, consistente en ocho oradores, cinco de los cuales eran mujeres. Uno de los oradores hizo una broma diciendo que muchas personas en la iglesia odiarían ver este evento porque había muchas oradoras. Este tipo de cinismo se vería a lo largo de la mayoría de los oradores mientras hablaban acerca de Jesús de Nazaret. La mayoría de las mujeres que hablaron llevaban tacones altos de quince centímetros, arreglos de joyería, también pendientes, y ropa sexy, ajustada y que mostraba el cuerpo. Como hombre casado durante 12 años, con tres hijos, pasé la mayor parte de las sesiones mirando hacia abajo a mi Biblia mientras escuchaba.

Muchos de los oradores eran de Colorado, algunos eran miembros laicos locales y algunos eran pastores de varios estados. Yo estaba emocionado al principio, pero no después de escuchar los mensajes.

El primer orador fue Alex Bryan de la Universidad de Walla Walla, y en poco tiempo este “evento de reavivamiento” cambió para hablar directamente sobre las políticas de la iglesia. A las 16:41 de su charla habló sobre la ordenación de las mujeres inesperadamente. Y eso fue lo que quiso decir. Se pasó todo el tiempo dando pequeñas "puñaladas" a los adventistas del séptimo día históricos y conservadores, llamándoles legalistas.

La siguiente oradora fue Dena Rey, cuyo mensaje se titulaba “Lo que Jesús enseñó acerca de la Trinidad”. Ella comenzó diciendo que el sello de Dios ya no es el sábado, sino que ahora es el Espíritu Santo en nosotros (22:03). También habló de la familia de Dios y la forma en que debe entenderse. Está Dios el Padre, Cristo nuestro hermano o hermana y el Espíritu Santo, nuestra madre celestial (5:38).

La tercera oradora fue Diane Johnson, y en una de las historias que contó habló sobre estar en el Starbucks bebiendo su café, como si eso fuera algo cotidiano y por lo tanto una práctica aceptable en el estilo de vida.

Recalibración

Después de un par de oradores más, nos indicaron que nos dividiéramos en grupos para hablar de lo que acabábamos de aprender de los oradores. A esto le llaman “recalibración”. Las preguntas se diseñan generalmente de tal manera para hablar acerca de cómo un adventista conservador o histórico es un legalista. La discusión no era para una mejor comprensión del Evangelio de Cristo, o para ser mejores seguidores de Cristo. Una de las primeras preguntas señalaba a Donald Trump y la forma en que parece reflejar a aquellos legalistas. Fui a por lo menos cuatro grupos diferentes, y cada una de las conversaciones fueron todas dirigidas a hablar de por qué los adventistas conservadores eran legalistas. No me sentía muy reavivado. Luego continuaron las presentaciones.

Resumen de las presentaciones

Una pastora de “discipulado” llamada Jessyka Albert dio una charla sobre la Gran Comisión. Como una recién graduada de Union College, que parecía estar ardiendo por Jesús, dio una charla que me hizo sentir muy incómodo como instructor bíblico. Ella citó Mateo 28: 16-20 y dijo que estábamos discipulando mal. Dijo que tenemos que salir a bautizar a la gente primero y enseñarles más tarde. Ella estaba diciendo que tenemos que hacerlo en el orden que está escrito en las Escrituras (09:41). Más tarde hablé con la pastora Jessyka para expresar mi preocupación y para asegurarme de que entendía lo que estaba tratando de decir. Le pregunté “¿Quiere decir que tenemos que bautizar primero y luego enseñar a las 28 creencias fundamentales más adelante?”. Ella dijo: “¡Sí!”.

Una hermana con el nombre de Stacy Soapmann habló de la Clara Palabra de la Biblia, mientras que constantemente criticaba las creencias adventistas conservadoras diciendo que los estudios sobre la longevidad de los adventistas vegetarianos de larga vida, no era debida a nuestra dieta y a la guía del Espíritu de Profecía. Dijo que la longevidad de los adventistas es a causa de su fe en Jesús. Ella también comparó ese estudio con un estudio realizado sobre el consumo de carne y el consumo de alcohol en monjas, llegando a la conclusión de que la larga vida se debe principalmente a la fe de la persona. Concluyó diciendo que “prefería errar por el lado del amor que por el lado de la ley”.

Sam Leonor dio una interesante charla sobre el divorcio y el nuevo matrimonio, y las enseñanzas de Juan el Bautista. Utilizó la historia de los fariseos que interrogaron a Jesús sobre el divorcio (Mateo 19: 3-9; Marcos 10: 2-12). En la presentación del hermano Leonor, a través de sus historias dramáticas y su movimiento de pelo, en torno a la cuestión del matrimonio y el nuevo matrimonio, y por lo que parece concluyó diciendo que Juan y Jesús estaban hablando específicamente de Herodes en esa circunstancia. Por lo tanto, la declaración de Jesús sobre el divorcio (Mateo 19: 3-9; Marcos 10: 2-12) fue confinada a una situación cultural local, en lugar de una expresión universal de la verdad para todos los tiempos y todas las personas.

El último orador fue Terry Swenson como colofón final. Esta charla trató de Jesús y los últimos tiempos. A lo largo de su intervención, señaló en repetidas ocasiones que no es necesario centrarnos en las señales y en los acontecimientos de la pronta venida, sino sólo centrarnos en Jesús. En broma, dijo que Jesús está siempre con nosotros y no nos dejará incluso si entráramos en una sala de cine. Se burló de los esfuerzos realizados en seminarios sobre Apocalipsis para ganar almas y ayudar a la gente a prepararse para encontrarse con Jesús pronto. En repetidas ocasiones dijo que hay que centrarse en el ahora, y no en el tiempo del fin.

“One Project” terminó con una ceremonia de ungimiento. No sólo pastores ni ancianos, sino que todos los miembros de la audiencia fuimos instruidos para ungirnos con aceite entre nosotros y para orar unos por otros. Desde el punto de vista bíblico, sólo un hombre ordenado puede ungir a otro individuo. Fue muy incómodo, ya que estaba siendo ungido por una hermana en Cristo.

Resumen

Como dije en la exención de responsabilidad, todas las personas de las que he hablado aquí parecían ser personas sinceras. Incluso me atrevería a hacer equipo con ellos para ganar almas, ya que el trigo tiene que crecer con la cizaña. Sin embargo, tuve que compartir mis preocupaciones para la edificación, reforma y crecimiento de nuestro cuerpo de iglesia. Otra cosa que observé fue una hábil técnica de decir las cosas sin decirlas. Esto se logra a través de una mezcla de insinuaciones, omisiónes, desprecios y oscuro desdén para cualquier cosa conservadora (o cualquier cosa no progresista).

En este artículo quería añadir un montón de mis propios pensamientos y opiniones sobre lo que se dijo y cómo se dijo. Quería predecir cuál será el resultado final de este ministerio y cómo va a afectar negativamente a nuestra iglesia, pero decidí guardármelo. Quería incluso hablar de cómo la música que se oyó allí consiguió, científicamente, que el cerebro de los miembros laicos escucharan y aceptaran todo lo que iba a presentárseles, pero me lo voy a reservar. Fui a “One Project” para ver si era verdad lo que estaba siendo descrito por tantos ministerios. Ahora ya lo sé. Voy a permitir que usted, el lector, haga su propia investigación diligente y llegue a sus propias conclusiones, ya que nuestra iglesia se acerca a la pronta venida de Jesús.



Autor: Jerrod Boiling es un veterano de la guerra de Irak, casado durante 12 años, tiene tres hijos, un título en Servicios Humanos, graduado del Centro de Evangelismo de Amazing Facts y ha sido obrero bíblico por casi dos años. En 2017 será evangelista a tiempo completo. Para contactar con él para series y charlas: jerrodboling@gmail.com

Fuente: http://www.fulcrum7.com/blog/2016/9/9/a-day-at-the-one-project

Traducción: Equipo de Tocad Trompeta



¿Por qué 1888 es importante?

En esta ocasión, os dejamos el tema del Pastor Dennis Priebe titulado "¿Por qué 1888 es importante?", traducido, subtitulado y doblado en español por nuestros amigos del canal de Youtube Mensaje del Tercer Ángel.

En este tema, el pastor Priebe analiza y demuestra la importancia del mensaje de 1888 para nuestra experiencia con Cristo, tanto como cristianos individuales como iglesia. ¡No dejes de verlo!

Para mayor información, visita: www.libros1888.com


La historia de María Magdalena

Estamos contentos de presentaros por primera vez un vídeo del pastor Robert Wieland doblado al español. En este tema el pastor Wieland extrae enseñanzas importantísimas acerca de la historia de María Magdalena para nuestra consideración y reflexión. Esperamos que sea de gran bendición espiritual para ti.