Descarga de libros

Descarga gratuíta de libros por temas y autores para tu enriquecimiento espiritual.

Mensaje de 1888

El preciosísimo mensaje, el mensaje del tercer ángel en verdad, el comienzo de la lluvia tardía. ¡Descúbrelo!

Profecías en cumplimiento

Las profecías bíblicas nos indican las señales de los tiempos y nos apuntan hacia Cristo. Aprende a interpretarlas correctamente para que sean una guía en tu vida.

Estudios bíblicos

Un estudio en profundidad de la Biblia te ayudará a comprender los grandes enigmas del ser humano y te acercarán a Dios. Comienza la aventura...

Reforma prosalud

Experimenta la relación que existe entre tu salud física y tu salud espiritual.

El Papa afirma que la teoría del Big Bang y la intervención de Dios no se contradicen

El papa Francisco afirmó que la teoría científica del Big Bang sobre el origen del Universo "no se contradice con la intervención de Dios, sino que la exige" y que "el principio del mundo no es obra del caos".
"El mundo deriva directamente de un poder supremo creador del amor", dijo el papa este lunes durante un evento en la Pontifica Academia de las Ciencias en el Vaticano, según informa la agencia EFE. 

Francisco criticó que cuando se lee en el libro de Génesis cómo fue el origen del mundo, se piensa "en un Dios mago, que con una varita mágica ha creado todo, pero no es así".

"Él creó a los seres y les dejó que se desarrollaran de acuerdo a las leyes internas que les dio a cada uno, para que evolucionaran, para que llegaran a su plenitud", aseguró el Sumo Pontífice, antes de añadir que "así es como el mundo fue avanzando siglo a siglo, milenio a milenio, hasta llegar a lo que es hoy".

Finalmente el papa afirmó que la responsabilidad del científico, "sobre todo el científico cristiano, es preguntarse sobre el porvenir de la humanidad y del mundo" para ayudar así a "preparar, preservar y eliminar los riesgos que puedan existir, tanto naturales como por acción del ser humano".

"El científico debe actuar (…) para lograr alcanzar el grado de desarrollo incluido en el diseño del Creador", concluyó.

Fuente: http://actualidad.rt.com/sociedad/view/145074-papa-francisco-teoria-big-bang-dios


Ted Wilson: "Satanás está tratando de destruir a la iglesia adventista"

El presidente de la Iglesia Adventista insta a los líderes de la iglesia a que se mantengan del lado de la Biblia, aun si sus enseñanzas son despreciadas por ser políticamente incorrectas.


Ted N. C. Wilson, líder de la Iglesia Adventista mundial, dijo que Satanás está usando todos los medios a su disposición para tratar de destruir la Iglesia Adventista y neutralizar su misión de proclamar la pronta venida de Cristo.
Al hablar en un sermón que suele ser su mensaje pastoral anual a la iglesia mundial, Wilson dijo que las tácticas del diablo incluyen el ecumenismo, los métodos carismáticos de adoración y los ataques a la comprensión profética de la Biblia, y expresó que en las últimas semanas había sentido sus ataques de manera personal debido a la muerte de un nieto que nació en forma prematura y el descubrimiento de que otros dos de sus nietos sufrían de serios problemas de salud.
A pesar de ello, instó a los líderes de la iglesia que lo escuchaban en el Concilio Anual, uno de los principales encuentros administrativos de la denominación, a que se unan a él para someterse a Dios y adoptar una posición unificada en pro de las creencias bíblicas distintivas de la Iglesia Adventista, más allá de que esas enseñanzas sean ridiculizadas por ser consideradas impopulares o políticamente incorrectas.
“En estas peligrosas escenas finales de la historia de la Tierra, recuerden que el diablo está tratando de neutralizar todo lo que hacemos, aun durante este Concilio Anual”, expresó Wilson al atestado auditorio en la sede central de la iglesia mundial en Silver Spring (Maryland, Estados Unidos). “Por el poder de Dios, sean totalmente respetuosos, semejantes a Cristo y amantes en nuestras discusiones e intercambios durante este Concilio Anual, no importa qué tema estemos analizando”.
El Concilio Anual tiene varios temas claves que analizar, que incluyen determiner si la iglesia mundial debería revisar la redacción de algunas de sus 28 Creencias Fundamentales y extender la ordenación ministerial también a las mujeres. Los 338 miembros del Concilio Anual decidirán si enviar o no esas cuestiones para ser sometidas a un voto final en el Congreso de la Asociación General de julio próximo, el principal órgano de gobierno de la iglesia mundial.

Wilson expresó su gratitud a Dios por producir un “hermoso espíritu” entre los líderes de la iglesia mundial en las reuniones previas al Concilio Anual. Presentó entonces un llamado de la Asociación General y de los directivos de la división a los delegados al Concilio Anual, pidiéndoles que no dejen de imitar a Cristo aun cuando surjan diferencias de opinión.
“Por el poder de Dios, nuestra conducta y actitudes humildes darán un gran testimonio a los que están observando”, dijo al compartir el llamado. “Hacemos un sincero llamado a que hagamos todo lo que está en nuestro poder para fortalecer a la iglesia y a este precioso movimiento adventista”.
Usted puede leer todo el texto del sermón en inglés AQUÍ.
Wilson dijo que Apocalipsis 13 revela un plan satánico doble para destruir el pueblo de Dios en los últimos días: una guerra ideológica de mentiras y errores que desafían a la verdad, y la persecución directa que culminará en un decreto de muerte contra los que obedezcan las leyes bíblicas de Dios.
“Aunque la persecución a gran escala por cierto llegará, en el presente, Satanás está tratando de trabajar desde adentro para debilitar a la iglesia por medio de la disensión, la discordia y la conformidad con el mundo”, expresó Wilson.
Las tácticas destructivas de Satanás

Durante su sermón de setenta minutos de duración, que estuvo marcado por repetidos “amenes”, Wilson señaló repetidamente a las Escrituras y los escritos de Elena G. White, una de las fundadoras de la Iglesia Adventista, como la manera de discernir la voluntad de Dios. En cierto momento, instó a los delegados al Concilio Anual a asegurarse de no leer la Biblia “patas para arriba”.
“Cuando leemos la Biblia patas para arriba, obtenemos una comprensión dada vuelta”, dijo, citan un dicho africano que escuchó en un viaje reciente.
Wilson mencionó específicamente el método histórico-crítico de interpretación bíblica como indeseable, diciendo que oscurecía los temas que presenta la Biblia.
“En nuestra tarea de buscar la voluntad de Dios mediante un estudio de su Palabra, no debemos colocar interpretaciones extrañas y emplear una gimnasia interpretativa para extraer conclusiones que no se hacen evidentes a partir de la lectura simple y llana de la Palabra”, expresó.
Wilson, que ha hecho del llamado al “reavivamiento y la reforma” un hito de su presidencia, enumeró otras maneras en las que vio que el diablo está tratando de destruir la Iglesia Adventista, entre ellas:
  • Inspirar la creencia de que la reforma dentro de la iglesia implica renunciar a las doctrinas singulares, de manera que sea más fácil que otra gente se haga adventista.
  • Usar la tradición y la filosofía para destruir la fe en la Biblia.
  • Instar a las personas para que se muevan en forma independiente del cuerpo principal de la iglesia.
  • Promover enfoques de música y adoración pentecostales que se enfoquen en los miembros de iglesia y en los que conducen los cultos, en lugar de concentrarse en la verdadera adoración a Dios.
  • Distraer a las personas con actividades seculares tales como los deportes competitivos, Internet, los medios, las transacciones financieras y el materialismo.
  • Fomentar malos hábitos de salud y una falta de respeto por las leyes naturales de Dios, debilitando así la mente y entumeciendo los sentidos.
  • Promover el escepticismo respecto de la veracidad del registro bíblico sobre el origen de la vida y los comienzos de la historia.
  • Esparcir el espiritismo.
  • Promover el ecumenismo, o la cooperación y la mejor comprensión entre las religiones cristianas, con el objetivo inalcanzable de la unidad cristiana universal.

 Wilson lanzó una fuerte advertencia en contra de asociarse con grupos ecuménicos.
“No sucumban a la tentación de acogerse a otras organizaciones religiosas de manera que caigan en la trampa del diablo y este pueda neutralizar la efectividad de la iglesia por medio de vínculos ecuménicos no bíblicos”, expresó.
Los adventistas también deberían abstenerse de invitar a pastores de otras religiones para que estén a cargo del sermón del sábado, dijo.
No obstante, Wilson enfatizó que era importante que los adventistas se muestren amigables con las personas de todas las religiones, para que sean líderes de las relaciones públicas y la libertad religiosa, y para que compartan el amor de Cristo con el público.
Tragedias en la familia Wilson
En un momento más personal del mensaje, Wilson, que tiene 64 años, contó de una serie de dificultades que le han acaecido a su familia, y que vinculó con la guerra de Satanás contra la iglesia. Wilson y su esposa Nancy tienen tres hijas casadas y ocho nietos.
Edward, el hijo de 2 años de la hija mayor de Wilson, está sufriendo de numerosos problemas neurológicos después de ocho meses de ser tratado por un cáncer que lo liberó de la enfermedad pero con anticuerpos que están atacando su cerebro, relató.
“Agradecemos a Dios porque Edward está mostrando algunas mejoras gracias al tratamiento, pero el alcance de su futura recuperación sigue siendo incierto”, expresó.
Un segundo nieto, James, que tiene 15 meses y es hijo de la hija del medio de los Wilson, ha sido diagnosticado con una rarísima mutación genética que solo ha sido detectada en otras dos personas en el mundo. Hace tres semanas, la hija menor de Wilson perdió su tercer hijo antes de que naciera.
“Después del parto prematuro cuando el feto tenía solo cuatro meses, ella tuvo en sus manos el cuerpito perfectamente formado de su hijito”, dijo Wilson. “Cuando el Señor regrese, el hijito de Catherine será colocado en sus brazos, y él crecerá en el cielo”.
Wilson expresó, sin embargo,  que el diablo no tendría éxito en sus esfuerzos de neutralizar el testimonio de su familia.
“En el último año, el diablo ha tratado de neutralizar a cada una de nuestras tres preciosas hijas, sus familias y a nosotros como sus padres. Pero no tendrá éxito. Dios está en control. Él saldrá victorioso. La fe de mis hijas y sus familias, y de todos nosotros, se mantiene fuerte en el Señor”, dijo, produciendo fuertes “amenes” de parte de la audiencia.
'Estamos juntos en esto'
Wilson advirtió que ninguno que estuviera escuchando el sermón en el principal auditorio del edificio de la sede central de la Iglesia Adventista estaba exento de los ataques del diablo.
“Estamos juntos en esto”, expresó. “Hay muchos en esta sala que están pasando por situaciones mucho peores”.
Al mirar más allá de las cuestiones internas de la iglesia, Wilson dijo que Satanás estaba atacando a la iglesia también en otros frentes, incluido el brote de Ébola en África Occidental y la violencia en Irak, Siria y Ucrania.
A pesar de las dificultades, Wilson hizo un llamado a los delegados para que proclamen con valentía el mensaje distintivo de la Iglesia Adventista.
“Manténganse alejados de todo lo que socave nuestro mensaje u oscurezca nuestras creencias distintivas”, dijo. “No permitan que el diablo los tiente para mezclarse con la multitud o ser políticamente correctos. No proclamen un cristianismo genérico o un ‘Cristo de la gracia barata’ que no busca proclamar en todo el mundo las verdades bíblicas distintivas, la razón misma por la cual se organizó la Iglesia Adventista”.
Los líderes de la iglesia se pusieron de pie cuando Wilson concluyó con un llamado a unirse para someterse al poder de Dios, y al pedirle protección de los ataques del diablo.
“Nuestra única esperanza futura es la conexión personal que tengamos con Cristo”, dijo Wilson. “Nuestra esperanza como pueblo de Dios, su esperanza y mi esperanza, se apoya en ninguna otra cosa que la sangre y la justicia de Cristo”.

Jesús en tu hogar

¿Sabes lo que es construir una casa, trabajar un día tras otro hasta la media noche? Esa ha sido mi actividad la pasada semana: hacer reformas en la casa. Agotador. Tras ello, ayudé a una familia a hacer su mudanza… un sinfín de cosas y cajas de aquí para allá, que deja a uno exhausto.

Pensé entonces en el Salmo 127:1, que dice: “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican…” A primera vista parece más bien causa de desánimo. Se diría que el Señor no aprecia nuestro esfuerzo. Pero leyéndolo atentamente, descubrimos ahí buenas nuevas: De hecho, el Señor ¡está edificando tu “casa”, si no se lo impides! La “casa” significa el “hogar”, pues todos sabemos que el más bello palacio de este mundo es una solitaria prisión en ausencia del amor de la familia.

Ese bello salmo nos informa de que el Señor está por la labor de darnos a ti y a mí esa luz y calor. Dice el versículo 2 (Vers. Dios habla Hoy) que Dios hace provisión para sus amigos mientras duermen: “De nada sirve trabajar de sol a sol y comer un pan ganado con dolor, pues Dios lo da a sus amigos mientras duermen”. Eso no es una invitación a la indolencia. Solamente un fanático podría leerlo de ese modo. Cooperamos ciertamente con el Señor.

Un matrimonio feliz y un hogar lleno de amor es algo que el Señor construye. Eso es lo que el texto dice. Dios quiere que gocemos de ese maravilloso don en la tierra, un hogar estable y feliz. Permitimos que Él lo “construya”. Su Espíritu Santo, día tras día, noche tras noche, va colocando aquí un ladrillo, allí una piedra, en aquel lugar una viga…, en esa “casa”, ya que Él está constantemente convenciéndonos de pecado, del pecado de ceder a ese egoísmo que se quiere interponer en el camino.

Esa bendita restauración depende de que sea sometido el yo, de que el yo sea crucificado con Cristo. Si mostramos rigidez en nuestra vindicación del yo, si el yo es ese tipo de carne orgullosa que no puede ser tocada sin ofenderse y protestar, el Salvador, sencillamente, no puede edificar nuestra “casa”.

Alguien dirá que le parece muy difícil hacer que el yo esté crucificado, sometido. Identifícate con Cristo en la cruz, y se vuelve fácil.

Recientemente he conocido la historia de una familia enemistada por más de veinte años, que ha conocido el dulce sabor de la reconciliación que restaura. Alabado sea el Señor. Es un ejemplo de cómo construye nuestra “casa”. No nos interpongamos en su camino, no se lo impidamos. Permitamos que obre “el Dios que hace habitar en familia los solos” (Sal. 68:6).


Autor: R. J. Wieland

Fuente: http://www.libros1888.com/mdv.htm

Los peligros de la iglesia emergente

La iglesia emergente es un movimiento que se ha introducido en la cristiandad promovido por la Iglesia Católica Romana,  y que también se ha transmitido al mundo protestante y judío. Lamentablemente, además ha penetrado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Te invitamos a visualizar este vídeo en el cual Steve Wohlberg explica este fenómeno y analiza cuáles son punto por punto las características de la iglesia emergente, a fin de que podamos identificarla, y nos presenta pruebas de su infiltración en las iglesias, especialmente la adventista.





Fuente: http://mensajetresangeles.blogspot.com.es/2014/10/peligros-de-la-iglesia-emergente-steve_6.html

Los peligros de la televisión

Ten cuidado con la capacidad que tiene el televisor para hipnotizar, alterar los estados de ánimo e incluso causar depresión.

Puede que haya en tu hogar un objeto que inconscientemente te induzca a un tipo de trance hipnótico. Si eres un americano medio, varias habitaciones de tu casa estarán equipadas con un objeto en el que fijas tus ojos. Parpadea cada pocos segundos y puede producir como un trance hipnótico. Es uno de los aparatos más populares de nuestro tiempo: el aparato de televisión.

Más del 96% de los hogares americanos al menos tienen un televisor (1). Jerry Mander descubrió que, aunque hay muchas maneras de ser hipnotizado, un número de expertos definieron el hipnotismo de tal manera que la televisión encajaba acertadamente en la descripción. El marco clásico para ver la televisión es similar a un entorno típico para la inducción hipnótica: una habitación oscura, una luz parpadeante (el televisor), un enfoque unilateral y la libertad de diversiones externas (2).

La gente ve programas emitidos por canales de televisión, compañías de cable, redes de satélite, vídeos y DVDs. El rango de los programas es diverso: películas, documentales, series, deportes, música, educación, naturaleza, noticias, un sinfín. ¿Lo que tú ves ejerce algún efecto sobre tu mente y carácter? Está claro que sí. Desde el punto de vista de la depresión y del lóbulo frontal, los aspectos más inquietantes de la televisión se refieren a la verdadera explosión de tanto contenido sexual y de violencia.

Televisión, incitación sexual y depresión
Algunos adultos pueden discutir si la imaginería sensual es cada vez mayor en la televisión. Consideran el efecto que está teniendo sobre los jóvenes americanos el gran aumento de contenidos sexuales en televisión. Documentos muestran que la influencia erótica de la televisión es tan penetrante que aumenta la actividad sexual en los adolescentes y niños pequeños. Estudios muestran que la edad de la primera relación sexual ha disminuido significativamente debido a la influencia de la televisión. Cuanto más se ve la televisión, más baja es la edad del primer encuentro sexual. No sólo los estudios lo demuestran, los mismos niños cuentan que la televisión les anima a participar en la actividad sexual a una edad temprana (3).

El aumento en el uso de la sexualidad en los medios es vista con consternación por muchos segmentos de la población. Muchos individuos de “mente abierta” a menudo etiquetan estas preocupaciones como estrechas y puritanas. Sin embargo, aquellos que están verdaderamente preocupados sobre el material sexualmente explícito –ya sea dado mediante la televisión, las revistas, internet, las novelas sexualmente sugestivas o incluso un paseo por una playa llena de gente– parece tener una base muy sólida cuando se trata de los efectos de la sexualidad en la depresión.

Durante años, la incitación sexual ha sido relacionada con la estimulación del lado derecho del cerebro (4). Una investigación sugiere que el área que es particularmente estimulada por la incitación sexual es la parte baja del lóbulo frontal derecho (5). El lóbulo frontal es probablemente el último lugar que quisieras que fuera estimulada si desearas tratar o prevenir la depresión, porque la depresión tiende a caracterizarse por un nivel relativamente mayor de la actividad en el lóbulo frontal derecho en comparación con el izquierdo.

Estoy preocupado por la actitud distraída que tienen la mayoría de los estadounidenses hacia el sexo. Mucho de lo que pasa como un atuendo aceptable y un comportamiento aceptable en programas en primetime (y anuncios) parece calculado para excitar sexualmente al espectador. La investigación es clara en cuanto a dónde está el problema: la excitación sexual.

Cada individuo puede determinar por sí mismo si esa línea ha sido cruzada. Mi suposición es que si la mayoría de mis pacientes con depresión son honestos, esa línea se cruza más de una vez durante el curso de una noche típica de televisión.

Recientes investigaciones de UCLA reveló que las mujeres jóvenes expuestas a “una o más adversidades significativas en la niñez” eran más propensas a deprimirse cuando se exponen a factores de estrés. Las adversidades en la niñez incluían cosas como violencia familiar, problemas de salud mental en los padres y alcoholismo (6). Éste no es un estudio aislado. Hay un creciente número de investigaciones que vinculan el estrés las primeras experiencias de la vida con un mayor riesgo de depresión (7). Sin embargo, otros estudios indican que una “adversidad significativa en la niñez” puede llegar al hogar vía televisiva.

En 1994, una serie de casos se presentaron en el British Medical Journal. En un artículo inicial y dos cartas siguientes, siete niños diferentes fueron descritos quienes habían experimentado un trauma psicológico importante después de ver un único programa de televisión inquietante llamado Ghostwatch (8 y 9). El pseudo documental de 90 minutos puso en escena a una familia que estaba siendo víctima de violencia de fantasmas. El show terminó dando la impresión de que los espectadores se encontraban en riesgo de sufrir una violencia similar por parte de estos espíritus.

Los siete espectadores infantiles descritos en el British Medical Journal consecuentemente experimentaron una serie de problemas psicológicos que trastornaron seriamente sus vidas y las vidas de sus familias.

Entre los síntomas y signos descritos estaban: depresión, pesadillas, miedo a la oscuridad y de dormir solo, dificultades para concentrarse, problemas de memoria, “pensamientos intrusivos persistentes e imágenes del evento traumático (el programa de televisión)”, aumento de los niveles de ansiedad, ataques de pánico e irritabilidad. No me sorprendería si algunos de estos jóvenes experimentaron un aumento en la incidencia de depresión mayor después de este acontecimiento vital estresante.

No tenemos aún fuertes evidencias de la conexión entre la violencia vista en televisión y la depresión. Están las evidencias, pero ningún estudio definitivo se ha comprometido a presentar de manera concluyente la investigación anterior en una forma completamente congruente. La conexión documentada entre la vida estresante y la futura depresión, y el hecho de que la violencia en televisión puede ser un factor de estrés significativo, ciertamente implica la conexión entre ver violencia en televisión y depresión.

Otros peligros para el cerebro de la televisión

Aunque el contenido que se vea ejerce efectos poderosos en tu mente, el medio de la televisión en sí también parece tener profundos efectos mentales. Independientemente del contenido, la evidencia sugiere que la mera observación de la mayoría de programas de televisión es perjudicial para el lóbulo frontal. Este efecto deletéreo parece ser resultado del trabajo de la conmutación de escenas que están en la mayoría de la programación.

El problema técnico con la técnica de filmación se refiere a la “rapidez de los cambios de referencia”. Un programa de televisión medio (o de vídeo o de DVD) cambia su referencia cada tres a cinco segundos. La perspectiva desde la cual está visualizando el hecho de repente cambia de una a otra muchas veces cada minuto, tanto si usted quiere como si no. Se piensa que los frecuentes cambios de cámara y de escena que el espectador pasivamente experimenta es el factor crítico que lleva a la supresión del lóbulo frontal durante el proceso de visualización. Esto está en agudo contraste con la forma en que normalmente vemos el mundo que nos rodea. Vemos escenas de la vida real desde una perspectiva (en la que se encontraba en el momento del hecho). Podemos cambiar nuestra perspectiva sólo de forma voluntaria en movimiento, y entonces estamos limitados por los medios de transporte.

El Dr. Morris declara que el rápido cambio de referencia de la televisión contribuye a un efecto hipnótico (10). El Dr. Thomas Mulholland observó los electroencefalogramas (ondas cerebrales) de unos niños cuando veían sus programas favoritos de la televisión. Los investigadores asumieron que, dado que estos programas eran sus favoritos, los niños estarían mentalmente involucrados con lo que veían y experimentarían un cambio continuo entre la actividad de las ondas cerebrales alfa y beta. En cambio, después de solo dos o tres minutos del programa, se sientan hacia atrás y entran totalmente en un patrón alfa. Esto significa que mientras que estaban viéndolo, no estaban “reaccionando ni orientando, sino desconectados” (11).

Muy pocos programas de televisión (menos del 1%) son verdaderamente educativos. Con sólo un minuto de ver cualquier programa de televisión, puedes determinar si el programa empeorará o mejorará la actividad del lóbulo frontal. Una verdadera educación no sólo transmitirá información sino también mejorará especialmente la corteza prefrontal media delantera izquierda del lóbulo frontal. Si la referencia de la escena es la misma durante 30 segundos o un minuto, puedes estar seguro de que el programa es educativo.

La mayoría de los programas C-Spam, algunos del Discovery Channel y muchos programas de 3ABN (especializada los programas espirituales y de salud) son ejemplos de programas informativos transmitidos a través de un lento o tal vez ningún cambio de referencia. Esto permite que todas las habilidades analíticas del espectador estén operativas mientras reciben la información. Un beneficio adicional de este tipo de programación es que la prolongada focalización del ojo, asociada con la hipnosis, no tiende a ocurrir durante la recepción de la información. Puesto que no hay rápidos cambios de referencia en la escena, los ojos no tienen que mirar la televisión de forma poco natural, pero a menudo dejan de mirar el televisor y miran a lo largo de la habitación sin dejar de recibir y analizar la información.

El Dr. Herbert Krugman, investigador de las ondas cerebrales, ha confesado en público: “La televisión es un medio de comunicación que transmite sin esfuerzo grandes cantidades de información [a los espectadores] sin pensar sobre el tiempo de exposición” (12). El Dr. Erik Peper, otro influyente investigador de las ondas cerebrales y escritor, una vez dijo: “El horror de la televisión es que la información entra, pero no reaccionamos a ella. Va directamente a nuestra memoria y tal vez reaccionaremos a ella más tarde, pero no sabemos a lo que reaccionaremos. Cuando ves televisión, estás entrenándote a ti mismo a no reaccionar y hacerlo más tarde, estás haciendo cosas sin saber por qué las haces o de dónde vienen” (13).

Bajo la influencia de la televisión, el lóbulo frontal no puede funcionar en su plena capacidad. El cerebro recuerda información: la vista, la memoria y las emociones funcionan todas bien. Sin embargo, el cerebro ya no analiza críticamente la información. Pueden ser representadas terribles escenas, pero los espectadores sólo tienden a reírse o a no darles importancia. Normalmente, si este tipo de eventos ocurren en la vida real, la persona en cuestión estaría horrorizada. Incluso esto está cambiando, ya que la gente se vuelve más insensible a través de la exposición.

A pesar de su respuesta –ya sea riendo, mirando con apatía, apartando los ojos con disgusto o un centenar de otras maneras– las escenas son impresas en la mente indeleblemente. Cuando usted ve una repetición, una vez que comience ya sabe que la ha visto antes. La memoria está ahí, aunque la última vez que la viste tu lóbulo frontal no era más activo que en este momento (14).

Los videojuegos no son diferentes
La misma actividad hipnótica que se produce se ve televisión, también ocurre mientras se juega videojuegos.

Considera este extracto de un artículo de una popular página web de videojuegos:

“Jugar a videojuegos durante un tiempo prolongado puede hacer que la gente pierda la concentración, se enfade con facilidad y que tenga problemas para relacionarse con otros, ha sugerido un investigador japonés.

En una encuesta realizada por Akio Mori, profesor en la Nihon University’s College en humanidades y ciencias, encontró que cuanto más tiempo se jugaba a videojuegos, se observaba menor actividad prefrontal del cerebro, que es la que regula las emociones y la creatividad.

Lo que es más preocupante es que, de acuerdo con el estudio, la actividad cerebral de las personas que continuamente jugaban videojuegos no se recuperaban en los períodos en los que no estaban jugando” (énfasis añadido) (15).


Videojuegos de consolas o de ordenador no sólo daña nuestras mentes, sino que hacen que malgastemos nuestra vida. El tiempo es nuestro bien más preciado, y debemos usarlo para la gloria de Dios:

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2: 11 y 12)


Para más información de videojuegos, actividad cerebral y violencia, ver Little Light Ministries’ film Artificial Atmosphere:
http://amazingdiscoveries.org/webstore/us/artificial-atmosphere

Conclusión

Hace más de una década había más de 3.000 estudios científicos publicados acerca de los efectos de la televisión en la mente (16). La investigación continúa en esta interrelación. Más de 500 libros se han escrito sobre este tema. Es uno de los temas más investigados en nuestra cultura, aunque la mayoría de la gente tiene poca conciencia de las solemnes consecuencias de ver la televisión.

Los programas de noticias de la televisión a menudo dan a conocer estudios científicos relacionados con el estilo de vida, sin embargo poco se dice sobre los estudios hechos de los efectos de la televisión sobre la mente. No podemos esperar a que la industria de la televisión revele la verdad sobre ella misma, pero no tenemos por qué permanecer desinformados.

Seis décadas después de que David Sarnoff, presidente de la RCA, dio a conocer la primera televisión en la feria mundial de 1939, es momento de preguntar, ¿qué es lo que la televisión está haciendo en nuestro país? Y especialmente, ¿qué es lo que la televisión me está haciendo a mí?

“Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna” (1 Corintios 6: 12).


El apóstol Pablo nos dice que tenemos que estar atentos a no estar bajo el poder de cualquier cosa que no sea Dios. Aunque la televisión no puede ser mala en sí mismo, su uso es raramente beneficioso para nosotros y tenemos que tener cuidado con caer en su poder.

Lee más sobre el poder de la televisión en nuestro artículo siguiente.

Para aprender más sobre los peligros de la televisión, consigue una copia de Little Light Ministry’s Battlefield Hollywood DVDs today:

http://amazingdiscoveries.org/webstore/us/llm-battlefield-hollywood-6-part-series-2-dvd-set

ReferenciasThe University One-Volume Encyclopedia (Franklin Dunham, 1967): 421.
1. D. Zuckerman, B. Zuckerman, "Television’s impact on children", Paediatrics (February 1985): 233-240.
2. J. Mander, Four Arguments for the Elimination of Television (New York, NY: Quill, 1977): 194-196.
3. E. Hundt, Chairman of the Federal Communications Commission, delivered before the National Press Club, (Washington, DC: July 27, 1995).
4. D. Tucker, S. Dawson, "Asymmetric EEG changes as method actors generated emotions," Biol Psychol (August 1984): 63-75.
5. S. Stoleru S, et al., "Neuroanatomical correlates of visually evoked sexual arousal in human males," Arch Sex Behav (February 1999): 1-21.
6. C. Hammen, R. Henry, S. Daley, "Depression and sensitization to stressors among young women as a function of childhood adversity," J Consult Clin Psychol (October 2000): 782-787.
7. S. Daley, C. Hammen, U. Rao, "Predictors of first onset and recurrence of major depression in young women during the 5 years following high school graduation," J Abnorm Psychol (August 2000): 525-533.
8. D. Simons, W. R. Silveira, "Post-traumatic stress disorder in children after television programmes," BMJ (February 1994): 389-390.
9. M. Baillie, A. Thompson, C. Kaplan, "The terror of television. Anxious children at greater risk," BMJ (March 12, 1994): 714.
10. F. Morris, as quoted in J. Mander, Four Arguments for the Elimination of Television (New York, NY: Quill, 1977): 197.
11. J. Mander, Four Arguments for the Elimination of Television (New York, NY: Quill, 1977): 210.
12. H. Krugman, as cited in J. Mander, Four Arguments for the Elimination of Television (New York, NY: Quill, 1977): 209.
13. E. Peper, as cited in J. Mander, Four Arguments for the Elimination of Television (New York, NY: Quill, 1977): 211.
14. A. Toffler, Future Shock (New York, NY: Random House Inc., 1970).
15. "Study Suggests: More Game Less Brain," www.megagames.com (September 7, 2002)
http://storage.amazingdiscoveries.org/assets/files/ADDownloads/More-Game-Less-Brain.pdf
16. E. Rubinstein, "Television and behaviour. Research conclusion of the 1982 NIMH Report and their policy implications," American Psychologist (1982): 820-825.

Este artículo está adaptado del libro Depression: The Way Out (disponibles en español) por el Dr. Nedley. Visita su página web:
http://www.drnedley.com/

Fuente:
http://amazingdiscoveries.org/S-deception_media_television_brain_violence


Traducción: Equipo Tocad Trompeta

Robert J. Wieland

El ministerio pastoral de Robert J. Wieland, autor de muchos de los libros y artículos precedentes, incluye 25 años en la obra Adventista en África, como director departamental, fundador de La Voz de la Esperanza de África del Este, así como autor y editor de "Africa Herald Publishing House", y consultor de "Adventist All Africa Editorial". Ha servido a la Iglesia por más de 55 años, de ellos 20 en Kenya y Uganda. Es fundador del "Comité para el estudio del mensaje de 1888", ese mensaje "preciosísimo". ¡Nuestro corazón también dice 'Amén'!

Descubriendo la cruz


"¿Hay alguna forma de resistir esa marea, alguna forma de vencer consistentemente a la tentación? El Nuevo Testamento responde afirmativamente. Pero la forma de lograrlo no es demasiado bien conocida..."

Con esta sugerente cita, te invitamos a que te descargues gratuitamente el libro "Descubriendo la cruz", de R. J. Wieland. Estas y otras cuestiones serán respondidas en esta lectura imprescindible, que hará que tu vida espiritual se enriquezca, te acercará a Dios y ayudará a fortalecer tu fe.

Este libro fue el primero escrito por el autor, y siguió siendo el primero en sus preferencias personales. ¡No te lo pierdas!

Descárgalo gratuitamente en formato pdf haciendo click AQUÍ.

Fuente: www.libros1888.com
Diseño del libro: Equipo Tocad Trompeta

El santuario y su servicio

Todo lo que se realizaba en el santuario era una "sombra de los bienes venideros". En él encontramos los principios fundamentales del plan de salvación. Todo el sistema era una profecía compacta del evangelio, el cual prefiguraba el sacrificio y el sacerdocio de Cristo. ¡Cuán importante es, pues, que estudiemos este Santuario "terrenal" y su sistema de ceremonias, "sombra de las cosas celestiales", con el fin de comprender mejor la actitud de Dios hacia el pecado y su plan para salvar a los pecadores, como también la obra mediadora de Cristo y los misterios gloriosos de la redención!

Libro escrito por M. L. Andreasen.

Puedes descargarte el libro en formato pdf haciendo click en la imagen o AQUÍ.

ATENCIÓN: Sólo son los últimos 3 capítulos del libro.

Fuente: www.libros1888.com

Milian Lauritz Andreasen

Milian Lauritz Andreasen (1876-1962) fue un teólogo adventista, pastor, administrador y autor. Fue uno de los teólogos más prominentes e influyentes de la iglesia durante las décadas de 1930 y 1940. M. L. Andreasen promovió la enseñanza conocida popularmente como la teología de la última generación. Se hizo bien conocido por sus protestas contra los líderes adventistas durante los últimos años de su vida.

Asumió cargos administrativos como presidente de Greater New York Conference (1909-1910),   presidente de Hutchinson Theological Seminary (1910-1918), decano de Atlantic Union College (1918-1922), decano de Washington Missionary College (ahora Washington Adventist University) (1922-1924), presidente de Minnesota Conference (1924-1931), presidente de Union College, Nebraska (1931-1938) y secretario de la Conferencia General (1941-1950). Además enseñó en Seventh-day Adventist Theological Seminary, ahora localizado en la Universidad Andrews, de 1937-1949. 

M. L. Andreasen fue reconocido como líder y erudito denominaciones en temas relacionados con la expiación. Su área especial de interés fue la doctrina del santuario, y fue considerado una autoridad en esa materia. Desde 1956 hasta el tiempo de su muerte en 1962, mantuvo un enfrentamiento con el liderazgo de la Iglesia debido al contenido del libro Seventh Day Adventists Answer Questions on Doctrine (Los Adventistas del Séptimo Día responden a preguntas sobre doctrina). 

Ya en 1937 Andreasen presentó lo que percibía como conclusiones lógicas que vendrían como resultado de las implicaciones de la fe adventista. Su disputa con el liderazgo de la iglesia se basaba en la teología de la expiación y la humanidad de Cristo, que se expresaba en el libro de 1957 titulado Questions on Doctrine (QOD). Andreasen argumentó que el libro establece un cambio siniestro en la teología adventista del séptimo día. En su libro, el Servicio del santuario, Andreasen había sacado todo esto junto en el capítulo final: la última generación. Andreasen instó a que QOD no fuera publicado, y discutió extensamente con líderes de la iglesia para corregir las ideas que finalmente fueron publicadas en el libro. Al final QOD fue publicado y Andreasen hizo pública la identificación de lo que él vio como aspectos problemáticos del libro. 

La iglesia revocó sus credenciales ministeriales en 1961, pero lo reincorporó a título póstumo en 1962.

Muchos "adventistas históricos" y los defensores de la teología de la última generación consideran a  Andreasen como una figura significativa en su herencia teológica.

Escribió numerosos libros y también es uno de los contribuidores al Comentario Bíblico Adventista. Entre sus obras están:


Fuente:

Vuélvete a mí, porque yo te redimí

El hombre es un ser espiritual, y en lo íntimo de cada uno yace el sentimiento de que nuestra existencia ha de tener un significado más trascendente que simplemente el de nacer, crecer, reproducirnos y morir.
En efecto, esa no fue la voluntad de nuestro Creador. En su gran amor, él creó a nuestros primeros padres como seres perfectos, a su imagen y semejanza, capaces de relacionarse con Dios mismo, y para ello les dotó de una característica única y singular que él poseía, y que es la libertad de elección. Ese maravilloso compañerismo entre un Dios que "es amor", y sus criaturas, no podría expresarse jamás sobre el terreno del miedo, o de la fidelidad obligada e inevitable, así que Dios dotó al hombre de la belleza del libre albedrío, de poder escoger libremente, hasta incluso capaz de rebelarse contra su Creador, como hizo en aquel desgraciado día en que eligió desconfiar de Dios, para dar oído a las astutas sugerencias que le llevaron a codiciar una quimérica existencia autónoma e independiente de Dios, "el único que posee inmortalidad" (1 Tim. 6:16).
El resultado fue el sufrimiento y la muerte, algo que no formaba parte del plan original de Dios para el hombre, y que nos resulta doloroso y cotidiano, llenando de sombras e incógnitas nuestra existencia.
Caín, el primer hijo de Adán y Eva, fue ya un auténtico asesino. La raza humana parecía condenada a matar y morir, condenada a una existencia efímera y miserable. Pero Dios no la abandonó a su suerte, y como leemos en Génesis 3:9, fue en su búsqueda.
Ahí tenemos en esencia el drama de nuestro mundo: El hombre, de forma totalmente injustificable, elige rebelarse contra su Creador. Dios le sigue amando y va a su encuentro, pero él, que se había deleitado anteriormente en conversar con Dios cara a cara, lo percibe ahora como un extraño, como una visita hostil y no deseada.
El hombre se esconde de Dios; siente vergüenza y culpabilidad, que parecen ahondar aún más esa sima que lo separa de su Creador. Cuando finalmente accede a dialogar con Él, no es para reconocerse culpable y pedir auxilio, sino para acusar a su compañera, a la serpiente y a Dios mismo, por el terrible expolio sufrido.
Tal sigue siendo hoy, desgraciadamente, la condición de muchos. No hace falta que expliquemos a nadie lo que significa la vergüenza, la culpa y el temor: forman parte de la amarga experiencia que a todos nos es común. Y en cierto sentido, eso es un gran problema también para Dios, puesto que Él sigue amando al hombre tanto o más que antes. La nueva situación de su criatura le produce una inmensa pena, mayor que la que siente un padre por su hijito malherido o enfermo. En su carácter de amor, lo daría todo por rescatarlo, y va efectivamente en su búsqueda. Pero he aquí el drama: esa criatura enferma lo percibe ahora como enemigo suyo, y lo rehuye. Aquella triste elección del hombre, no lo dejó como estaba: donde antes reinó la confianza, la felicidad y el amor, ahora sólo parece caber una respuesta de desconfianza, miedo y malestar. Donde antes hubo vida abundante, ahora comienza a obrar el principio de la muerte. Se ha producido una ruptura que es totalmente unilateral, pero profunda.
Tal es el resultado de la rebelión contra Dios, eso que la Biblia llama pecado. El hombre, en esa condición, es incapaz de ir nuevamente a buscar a su Creador. Le resulta imposible. Pero Dios lo sabe, lo ama, y va a buscarlo, aunque deba para ello pagar un inmenso precio que el hombre mismo nunca será capaz de comprender en su plenitud.
La esencia de todas las religiones paganas es que el hombre debe esforzarse para buscar a Dios. Es la razón por la que las civilizaciones antiguas preferían erigir sus lugares de culto en los enclaves elevados, frecuentemente en las cumbres de montes emblemáticos. En sus formas modernas, se promueve la elevación o "iluminación" mediante el fomento y exaltación de "lo bueno" que hay "en el interior del hombre". Esa mentalidad está también en el fundamento de las penitencias y sacrificios. La creencia popular presenta en gran medida a Dios como a un auténtico tirano airado, a quien es preciso ir a buscar, ofreciéndole (como mínimo) evidencias de nuestros propósitos de enmienda. Pero la Biblia nos presenta la cruda verdad de que por nosotros mismos, somos incapaces hasta incluso de eso.
En el lenguaje del Antiguo Testamento, leemos que "Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa ilesa, sino herida, hinchazón y podrida llaga" (Isa. 1:5,6). Jesucristo mismo describió la cualidad del interior del hombre: "Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, adulterios, fornicaciones, homicidios, hurtos, avaricias, maldades, engaño, vicios, envidias, chismes, soberbia, insensatez..." (Mar. 7:21-23). Así pues, no es hacia nuestro interior que habremos de mirar, para encontrar auxilio. El Holocausto nazi, la Inquisición, las guerras, la injusticia y la violencia en todas sus formas, son ejemplos vibrantes del resultado de expresar el "bien" que hay en el interior del hombre. Pero la Biblia nos trae "buenas nuevas de gran gozo" (Luc. 2:10). Tan buenas, que pocos han llegado a comprenderlas en su maravilloso significado. Tan extraordinarias, que pocos las han creído.
Puedes recorrer el relato sagrado de principio a fin, y no encontrarás ninguna parábola en la que una oveja perdida tenga que ir a la búsqueda de su Pastor. Lo que encontramos, a cambio, es una preciosa parábola en la que el Buen Pastor va en la búsqueda de la oveja perdida. No sólo eso, además "la busca hasta que la halla" (Luc. 15:4). "El Hijo del hombre [Jesucristo] vino a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Luc. 19:10). No nos es dado saber cómo, pero el hecho es que Dios te está buscando con tanta solicitud y amor como si solamente existieses tú en toda la tierra. El apóstol Juan dijo de Cristo que "era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este mundo" (Juan 1:9).
Dios conoce bien nuestra situación, y es por eso que el remedio divino para nuestra restauración no consiste en proporcionarnos una larga lista de obligaciones que cumplir, sino en algo mucho más sublime: se da a sí mismo en su Hijo Jesucristo. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna" (Juan 3:16). "Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo a sí, no imputándole sus pecados" (2 Cor. 5:19).
¿Qué más podía hacer? ¿Qué más podía dar? Dios ha hecho todo lo necesario para que podamos saber que Él no es nuestro enemigo, sino nuestro Padre amante, nuestro Redentor. El amor de una madre por su hijito no es más que un pálido reflejo del amor incondicional de Dios hacia nosotros, hijos suyos por creación y por adopción. Dios nos dice, a través del profeta Isaías: "¿Olvidaráse la mujer de lo que parió, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque se olviden ellas, yo no me olvidaré de ti" (49:15).
Contemplando a Jesucristo en la cruz, es nuestro privilegio sentir la seguridad del perdón. Dios no nos pide que hagamos algo a fin de poder aproximarnos hasta él, sino que nos pide que apreciemos la forma en la que Él vino a nuestra búsqueda y puso toda nuestra enemistad, rebelión, vergüenza, todo nuestro pecado, sobre su Hijo amado. "Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros" (Isa. 53:6). Luego nos dice "Vuélvete a mí, porque yo te redimí" (Isa. 44:22). Es decir, primero nos da evidencia inequívoca de su amor restaurador, para invitarnos luego a recibirlo y aceptarlo: "Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra; porque yo soy Dios, y no hay más" (Isa. 45:22). "A vosotros, que estabais muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida con Cristo, y perdonó todos vuestros pecados" (Col. 2:13).
¿Nunca te has sentido condenado por tus pecados, como si de alguna manera debieras, antes o después, "pagar" por ellos? La Biblia tiene buenas noticias para ti: Cristo pagó ya por ellos. ¡La deuda está saldada! En aquella cruz, recibió el pleno pago de todos tus pecados. No importa lo numerosos y graves que hayan podido ser, no están planeando amenazadoramente sobre tu cabeza, a menos que elijas despreciar a tu Salvador crucificado, quien los llevó ya "en su cuerpo sobre el madero" por ti. El único pecado que no puede ser perdonado, el único por el que se perderán los que finalmente se pierdan, es el de despreciar y rechazar lo que Cristo hizo ya por ellos: "El que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz" (Juan 3:18,19).
Así pues, aunque creemos firmemente en la realidad de una verdadera iglesia de Cristo en la tierra, no pretendemos aquí invitarte a que te unas a ningún club ni organización. No te proponemos ningún credo al que adherirte. Tampoco es nuestra intención presentarte a nuestro Salvador. Nuestro deseo es señalarte a Aquel que es ya tu Salvador, el "Salvador del mundo" (1 Juan 4:14). Deseamos señalarte tu ciudadanía celestial, que es ya un hecho, según el designio y provisión divinos. Puedes aceptarla o despreciarla, pero es importante que observes que Jesucristo no esperó a ver si tú y yo la aceptaríamos o no: murió ya por nosotros, y nos dice: "el que cree en mí, tiene vida eterna" (Juan 6:47). "Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús... Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible a la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne" (Rom. 8:1-3).
Ahora bien, el propósito de Dios para el hombre no ha cambiado, y de acuerdo con su plan original, va a buscar y salvar al hombre con la ineludible condición de que éste quiera ser salvo. Sólo así puede salvarlo como HOMBRE, como ser libre. En caso de ser salvo a la fuerza, en contra de su voluntad, el hombre dejaría de ser hombre, para convertirse en animal, en autómata. ¿Qué clase de placer encontraría entonces en su existencia futura? ¿Qué clase de relación de confianza hacia su Creador?
En Mateo 1:21, leemos: "Y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados". Jesús sólo nos salva de nuestros pecados contando con nuestro consentimiento. Es contrario a su carácter el forzar a nadie. Quiere restaurarnos como seres humanos auténticos, en pleno y voluntario ejercicio de esa libertad de elección que nos otorgó al principio, y que nos vuelve a otorgar como un don, en Cristo (ver Juan 8:32-36).
Jesús dijo, "Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo" (Juan 12:32). Su benignidad nos guía al arrepentimiento. Jesucristo no está enterrado en Oriente Medio, sino que resucitó "para nuestra justificación", y ascendió al cielo. Tenemos allí un representante, Uno que no se avergüenza de llamarse hermano nuestro. "Ese mismo Jesús" vive hoy, y es poderoso para "salvar eternamente a los que por él se allegan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos" (Heb. 7:25). Antes de ascender, prometió: "He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mat. 28:20). Y, "Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: al Espíritu de verdad... No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros" (Juan 14:16-18).
El Espíritu Santo que él envió, nos convence de pecado, nos lleva al pie de la cruz y nos restaura mientras contemplamos a Jesucristo, mientras recibimos su palabra y su vida, desde el pesebre hasta la cruz. Es allí donde esa sangre derramada por amor a nosotros nos limpia de todo pecado, nos hace aborrecer nuestro orgullo, nuestro egoísmo, cambia nuestro corazón y nos motiva a vivir agradeciendo y apreciando el inmenso don del perdón.
Nos motiva a vivir como hijos suyos, "porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos son muertos; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, mas para aquel que murió y resucitó por ellos" (2 Cor. 5:14,15). Al ver que Él nos considera como si nunca lo hubiésemos ofendido, somos restaurados, y aprendemos a ver a todos los demás como si nunca nos hubiesen ofendido a nosotros "...como también nosotros perdonamos a nuestros deudores" (Mat. 6:12).
Cuando somos así sanados, estamos recibiendo efectivamente su "expiación", "somos transformados" contemplando a Cristo, y el reino de Dios viene a nosotros al hacerse su voluntad "como en el cielo, así también en la tierra". Donde antes reinó el odio, la vergüenza y el miedo, vuelve a haber amor, confianza y felicidad. "Así, habiendo sido justificados por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Rom. 5:1). Entonces, el plan de la redención se está cumpliendo en nosotros. Como fruto de aquel terrible sufrimiento que hizo sudar gotas de sangre a Jesús y que rompió su corazón, ve por fin a un pueblo que ha aprendido a amarlo, y a amar a sus semejantes. "Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho" (Isa. 53:11). El profeta Sofonías lo expresó así: "El Eterno está en medio de ti, poderoso, él salvará. Se gozará sobre ti con alegría, te pacificará con su amor, se regocijará sobre ti con cantar" (3:17).
Eso nos prepara para el cielo, porque al recibir a Cristo, el cielo se instala en nuestro corazón. "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" (Col. 1:27). Estamos preparados para entrar "en el gozo de nuestro Señor", y vivir ese maravilloso compañerismo basado en el reconocimiento y aprecio de nuestro Dios por lo que él es. Y "Dios es amor" (1 Juan 4:8).


Autor: L. Bueno

Fuente: http://www.libros1888.com/vuelve.htm

Para descargarte el tema en pdf, haz click AQUÍ. Visita la página web www.libros1888.com para descargarte más temas.

Proponen al Papa crear Organización de Religiones Unidas


El expresidente de Israel considera que el pontífice es el líder idóneo para presidir dicha entidad. Según el expresidente israelí, "la Organización de Naciones Unidas ha vivido su tiempo y ahora lo que sirve es una ONU de religiones".
El papa Francisco recibió hoy (04/09/2014) en el Vaticano al expresidente de Israel Simón Peres, quien le ofreció presidir una nueva Organización de Religiones Unidas, "una ONU de las religiones".
Esta fue la propuesta que Peres realizó hoy a Francisco durante su reunión en la Casa de Santa Marta, donde reside el pontífice, según adelantó el mismo expresidente en una entrevista a la revista "Famiglia Cristiana" antes del encuentro.
"El Santo Padre es un líder respetado por tantas personas también de varias religiones y por sus exponentes. Bueno, creo que es el único líder verdaderamente respetado. Por esto me ha venido esta idea que he propuesto a Francisco", explicó Peres.
Según el expresidente israelí, "la Organización de Naciones Unidas ha vivido su tiempo y ahora lo que sirve es una ONU de las religiones, una Organización de las Religiones Unidas".
"Sería la mejor manera para acabar con estos terroristas que matan en nombre de la fe, porque la mayoría de las personas practica sus religiones sin matar a nadie y sin pensarlo siquiera", agregó.
Peres, de 91 años, explicó que la actual ONU es "un organismo político pero no tienen la convicción que producen las religiones" y que cualquier declaración de su secretario general "no tiene la fuerza, ni la eficacia de cualquier homilía del papa, que en la Plaza de San Pedro reúne cada vez a medio millón de personas".
Además durante la reunión Peres informó al pontífice argentino de la actual situación tras el alto el fuego entre palestinos e israelíes.
La oficina de prensa de Peres también había explicado que ambos discutirían sobre las posibles vías para conseguir la paz en Oriente Medio y "la respuesta necesaria a la ola de terrorismo en la región que utiliza la religión como justificación para su violencia y el extremismo".
Peres y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás habían participado el pasado 8 de junio en la jornada de la oración por la paz en Oriente Medio que organizó el pontífice en el Vaticano.
Sobre esa jornada, durante el viaje de vuelta desde Corea del Sur, el papa aseguró que "no fue absolutamente un fracaso" y que "la puerta está abierta para la paz".

Fuente: http://www.elnuevodia.com/proponenalpapacrearorganizaciondereligionesunidas-1847625.html

El poder de la música sobre el cerebro

Esa canción que escuchas todos los días por la radio, que te persigue cuando vas de tiendas o pones la televisión, tiene secuestrado tu cerebro. Desde hace bastantes años la industria de la música ha encontrado la fórmula del éxito: cuantas más veces escuches una canción más probable es que te acabe gustando, y eso a pesar de que al principio te parezca el horror. De hecho, más de una vez te habrás sorprendido a ti mismo tarareando el último gran éxito de un cantante al que ni siquiera soportas. Pero, ¿cuál es el mecanismo por el que nuestro cerebro se vuelve cautivo de esta estrategia?
El equipo de Carlos Silva Pereira publicó un interesante estudio en el año 2011 en el que ponía a prueba este mecanismo. Aunque ya se habían realizado algunas investigaciones sobre el efecto de la familiaridad en los gustos musicales, Silva Pereira estudió por primera vez la actividad cerebral mientras analizaba la repetición y la sensación de placer. Primero estudió qué música gustaba a cada sujeto y qué áreas del cerebro se activaban durante la escucha y luego comparó los efectos de la música nueva con los de la música familiar. Y el resultado fue claro: la familiaridad es el factor clave para despertar la respuesta emocional en el cerebro, por encima de otras cuestiones como el estilo musical e incluso de los gustos de cada uno. Dicho de otra forma, tu cerebro siente más placer cuando reconoce una canción que cuando escucha una nueva del estilo que a ti te gusta.
El efecto es tan potente que Tom Barnes lo compara en un artículo con el "síndrome de Estocolmo", el término con el que se describe la simpatía que desarrolla algunas víctimas con sus secuestradores. Si estás suficiente tiempo expuesto a la canción, bromea, te terminará gustando a pesar de ser horrible. Los neurocientíficos prefieren llamarlo "efecto de mera exposición" y tiene que ver con el gusto de nuestro cerebro por el reconocimiento de patrones. Al cerebro le gusta encontrarse con cosas que ya conoce, y en algunas fases del desarrollo el fenómeno es casi enfermizo, por eso los niños pequeños no hacen más que ver una y otra vez la misma película de dibujos animados. La repetición, además, está intrínsecamente relacionada con el sentido musical, como ya explicamos en Neurolab con la ilusión auditiva de una frase repetida que parecía convertirse en música en nuestro cerebro.
Y el éxito de la canción del verano está también en el hecho de que no te la puedas sacar de la cabeza. Los anglosajones conocen este fenómeno con el descriptivo nombre de "earworms" (gusanos de oreja), un término que, según el neurocientífico Oliver Sacks, se empezó a utilizar en los 80. Los "earworms" son fragmentos de entre 30 y 45 segundos se música, a veces un solo estribillo, que uno no puede parar de repetir en su interior sin motivo aparente y que parecen parasitar el cerebro. Aunque en algunos casos se convierte en un problema serio, la inmensa mayoría los sufrimos sin mayores consecuencias. Aunque se desconoce cuál es el motivo último por el que se nos pega un estribillo o la melodía de una canción, está claro que se pueden despertar de la manera más simple, con una simple palabra o frase. 

Compártelo